Los grisines tienen una larga y exitosa historia

Los grisines son los típicos palitos crujientes de pan de origen italiano que nos sirven de acompañamiento para multitud de platos. Originarios del siglo XVII, en principio fueron un producto medicinal para personas a las que la miga blanda del pan les producía molestias. En la actualidad, los grisines son producto habitual en la cocina italiana y un complemento delicioso para nuestras comidas.

Grisines aromatizados con múltiples hierbas y condimentos

Los palitos italianos que conocemos como grisines, utilizados como aperitivo o acompañantes de todo tipo de platos, salsas, patés o ensaladas están muy arraigados en aquel país. Esos palitos alargados que en España se pueden traducir como colines o picos han sido elaborados de múltiples formas y con diferentes aromas. Podemos encontrar grisines aromatizados con casi cualquier hierba o condimento que se nos ocurra, mezclando la masa con sésamo, amapola, romero, tomillo o incluso frutos secos o pedazos de coco. Esos mismos condimentos proporcionan a los grisines diferentes colores, aunque mantengan su textura crujiente característica.

Los grisines de Piavettini, ligeros y recubiertos por una capa de semillas de sésamo

Los palitos italianos elaborados por Piavettini, empresa italiana de panadería ubicada en el Véneto, con experiencia de una década, son algo más cortos que los grisines clásicos. Sin embargo, su proceso propio de elaboración, con las mejores harinas seleccionadas y el aroma y sabor del mejor aceite de oliva extravirgen de los cultivos italianos dota a estos grisines de una textura más espesa. Los palitos de pan de Piavettini son ligeros y recubiertos de una capa de semillas de sésamo. Empaquetados de forma cuidadosa para asegurar su conservación duradera en las mejores condiciones, los grisines de Piavettini son adecuados para tomar en cualquier momento del d